.:Cuento:.

Ir abajo

.:Cuento:.

Mensaje por Estre el Vie Dic 17, 2010 6:05 am

¡Hola!
Bueno, voy a hacer un cuento de drama, suspenso, romance, todo junto jajaj...
Bueno, yo dejo el post porque voy a empezar el cuento antes de irme, y lo voy a seguir en las vacaciones, (va a tener parte de lo que viví en Córdoba eh).
Un saludo!
Estru...

Hoy era el último día de clases. ¡Al fin!. Luego de tantos meses de tareas, trabajos y exámenes, pude ver la libertad. Mi mejor amiga, Eva, dijo que deberíamos llevar refrescos y comida para compartir. No le dí mucha importancia y preparé tres o cuatro bocadillos.
Me vestí apresuradamente, tomé mis cosas y fuí tan rápido como pude, montada a mi bicicleta.
A dos cuadras del instituto algo extraño pasó. La zona cercana al insti, no era muy segura, era una de las zonas más peligrosas. Mientras pasé por la zona lentamente, intentando ocultar mi temor, un vagabundo se acercó a mí. Petrificada comenzé a pedalear más fuerte para disimuladamente poder perderlo de vista. Vino por detrás, tomó de mi mochila de modo que tuve que frenar para no lastimarme, y con voz gruesa y aterradora me amenazó: - Si no me das la bicicleta, juro que jamás verás a tu familia otra vez-. Casi me muero cuando largó esas palabras como veneno de su horrible boca. No me quedó más remedio que darle la bicicleta. Lo peor es que allí no había nadie, puesto al aspecto de dicho callejón. Comenzé a llorar y corrí desesperadamente hasta llegar al instituto. En la puerta de entrada estaba Eva, saboreando un helado de frutilla. Al verme llorar, gritó exageradamente: -¡Olivia! ¡¿Qué te pasa?! Siéntate aquí y cuéntame...- Me senté en la vereda, descansé y luego de unos minutos conté todo lo sucedido a mi amiga. Su cara de asombro era indescriptible...-¡Virgencita santísmia! ¿cómo te encuentras ahora?¿llamo a la policía?- Qué ocurrencias las de Eva...- ¿Cómo se te ocurre? Ya pasó, mis padres me comprarán otra, ¿acaso no recuerdas que son millonarios?
---
Entramos al instituto. El pasillo era bien largo. Se extendía hasta que una puerta daba acceso al precioso jardín con rosas, orquídeas y alelíes. En el centro del jardín, había una fuente con forma de mujer desnuda, con una especie de trapo enredado a lo largo de su cuerpo. Los pájaros se posaban en su nariz para beber el agua que salia de su boca. El sol reflejaba cada rincón del jardín. Era perfecto.
Puesto a que todavía era temprano, debimos esperar en uno de los banquitos del jardín, a que los chicos llegaran. Al igual, la minoría vendría, los demás ya se habrían ido de vacaciones...Además, nuestro curso se lleva bastante mal. El más bravo de todos, el travieso, el niño de la clase, me tiene loca. Lo miro cuando se distrae durimiendo, haciendo avioncitos de papel, e incluso cuando copia lo que los profesores ponen en el pizarrón. Espero que no se haya dado cuenta. Me encanta que sea así como es, un tonto, pero bueno en el fondo. Luego de un largo silencio veo que alguien viene por el pasillo. Ojalá sea él. Cuando llega hacia la puerta que da al jardín, lo identifico. Sus ojos tan brillantes iluminados por el sol, sus jeans que están tan bajos que los bolsillos traseros le llegan casi hasta los gemelos (sí, soy una exagerada), estaba "El Chato". ¿Por qué le dirán así?. Se acerca a mí con una sonrisita inocente...-Hola Olivia...- seguidamente besa mis mejillas. Me sonrojo. Eva, sin saludarlo siquiera (casi no lo miró), dijo - voy por agua-. Chato se sienta a mi lado. Me muero, me muero...- ¿Trajiste algo¿- digo nerviosamente. -No, no le doy importancia, además, estoy seguro que vas a compartir conmigo, que me encantan tus bocadillos. Me sonrojo nuevamente. -Creí que te quedarías en tu casa...-, (es que, es un vago, es impresionante que haya venido)-. ¿Te digo la verdad?-, casi susurrando dice: - Vine por vos-. Me muero, nuevamente. -¿Por mí?-. Le pregunto, porque, quizá sea alguno de sus estúpidos juegos.- Sí, es la verdad. Sé que sientes los mismo, sé que no paras de mirarme, y yo finjo dormir o copiar...Y yo te miro en los recreos, mientras hablas con las chicas sobre cómo vas a festejar tus dieciseis este año...- Sabe mucho de mí. Escucho un sonido. Alguien viene. Es Laura. La odio a esa. Lo peor es que es muy amiga de Chato. Cuando lo ve intenta ponerme celosa (ella sabe lo que siento por él) y dice: -Chato, ¡amiguis!-. y lo abraza. Me mura y me rebaja. Chato se levanta del banquito. -¿Querés que nos rateemos, nena?. Nadie se va a enterar. Mira a Laura de reojo y vuelve la mirada hacia mí. -Dale, vamos- le digo entusiasmada. Laura se queda parada, recta como un árbol. Eva se desapareció. Me olvidaré de ella.
---
Salimos por la puerta principal, sin que nadie nos viera, Al salir, corrimos hacia la esquina. -Objetivo logrado, ahora falta conquistar a la dama-. bromea Chato. Ese tipo de comentarios me matan.
Caminamos hacia la plaza principal. Nos sentamos bajo un árbol ,en el pasto. Le dije preocupada: -¿no crees que Laura le cuenta a alguien que nos rateamos? A mí me odia esa, tengo miedo...-. No me responde. Mira hacia el río, cerca nuestro. Cierra los ojos. -¿qué haces?-. Pregunto. -Estoy viviendo la vida, estoy junto a vos, con la brisa chocando nuestras almas, soñé con este momento-. Sonrío. Lo amo. De tonta le conté lo que pasó en ese callejón. Tonta porque se va a preocupar mucho, Luego de contárselo, en vez de reaccionar como lo hizo Eva, me dice: - Agradezco a Dios que te haya dejado por este camino, que sigas acá, así estás al lado mío y sos sólo mía-. Es un amor total. Me recuesto sobre su pecho. Luego de unos cuantos minutos, fuimos camino a su casa. Me daba verguenza. Luego de hacer unas cuadras, entramos. Estaba su hermano, de catorce años, con un amigo jugando con el ordenador, Se voltean. Lucio, su inmaduro hermano le grita a Chato: -¡Ay, Chato tiene novia, tiene novia!-. Chato bromea: -Ja, al menos tengo novia!-. Se callan todos.
---
Caminamos por el pasillo hasta llegar a su habitación. Su casa era muy grande, de dos pisos, elegante... Su habitación era un desastre, lo unico acomodado era su colección de guitarras eléctricas. -Mirá, te escribí algo-. De una cajita de madera guardada en un cajón, saca un pequeño papelito doblado en muchos pliegues, color blanco. Lo abrió y en él decía: " Hoy me miró y disimulé. Me enamoré, no sé qué hacer, no se puede detener...". Me lo dió, tenía vergüenza de leerlo creería yo. Entonces, le digo :-Gracias, me gusta mucho. ¿Hace cuanto lo escribiste?-. Mira hacia el piso pensativo, y contesta:- Hace unas semanas, no tanto...-. ¡Entonces yo no le gustaría desde mucho tiempo!.Le comenté : - Creo que es muy pronto para tener algo, ¿no crees?-. Me dolía decir eso. Yo realmente sentía algo por él, pero ¿si él no sentía lo mismo?. Me miró fijamente: -¿Crees que no te amo?-. Parecía enojado...- No, no es eso...no importa, olvida lo que dije-.Luego de ver un rato el televisor, salimos de su casa. Esta vez, Lucio no dijo nada, ni siquiera volteó.

avatar
Estre
Admin

Mensajes : 113
Fecha de inscripción : 22/06/2010
Edad : 20
Localización : En MI Mundo...xD

Ver perfil de usuario http://caballosporsiempre.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.